VPH Embarazo y Fertilidad

VPH Embarazo y Fertilidad

VPH Embarazo y Fertilidad

EL EMBARAZO Y LA FERTILIDAD

VPH Embarazo y Fertilidad.

La mayoría de las mujeres que tienen o han tenido verrugas genitales tiene una probabilidad baja de desarrollar cualquier complicación vinculada al VPH durante el embarazo o el parto.

Sin embargo, durante esta etapa puede crecer el n√ļmero de verrugas genitales debido a cambios en el sistema inmunol√≥gico.

Los cambios hormonales durante este periodo se pueden incrementar y las verrugas pueden crecer en tama√Īo, n√ļmero y sangrar, pero lo mejor es posponer el tratamiento hasta despu√©s del parto para no exponer a ning√ļn riesgo al feto en crecimiento.

LIMITACIONES EN EL TRATAMIENTO

El embarazo entonces limita el uso de ciertos esquemas de tratamiento propuestos para la infección por VPH.

La mayor parte de las mujeres que tuvo verrugas genitales pero fueron curadas tiene una probabilidad muy peque√Īa de tener complicaciones en el embarazo o parto.

En la mayoría de los casos los bebés nacen sanos.

En raras ocasiones pueden surgir problemas como tumores en la garganta por el pasaje por el canal de parto, pero si bien se trata de un riesgo real, ocurre muy poco.

La mayor√≠a de los ni√Īos que nacen de mujeres que han tenido verrugas genitales no experimenta ninguna complicaci√≥n relacionada con el VPH.

POSIBLE PROBLEMAS

Hay muy pocos casos donde los bebés llegan a desarrollar papilomatosis (verrugas en la garganta) como consecuencia de un parto natural de una madre infectada con VPH.

Sin embargo, no se debe exponer al neonato a un riesgo innecesario y eliminar cualquier exposición a la infección es la vía más apropiada.

Los tipos de VPH que pueden causar papilomatosis respiratoria o lesiones y protuberancias en la laringe en beb√©s y ni√Īos son el VPH 6 y 11.

La vía de transmisión se presume que es oral, pero esto no está del todo confirmado en las investigaciones.

El valor preventivo de la cesárea se hace más importante entonces en lo que respecta a proteger al bebé de cualquier riesgo, ya que no se conoce con exactitud el medio de transmisión de la papilomatosis.

Por esto mismo, la cesárea debe realizarse para prevenir la transmisión de la infección por el VPH al recién nacido.

Si hay un diagnóstico de VPH, pero no hay presencia de verrugas, lesiones o protuberancias es posible un parto completamente natural.

Pero como ya he dicho antes, es mejor evitar futuras complicaciones para el beb√© y el n√ļcleo familiar ya que el VPH es una infecci√≥n dif√≠cil de manejar sobre todo en reci√©n nacidos.

El parto por ces√°rea puede ser indicado en mujeres con verrugas genitales externas.

Pero no se recomienda si hay presencia de verrugas o lesiones a nivel interno ya que podrían sangrar y resultar en contagio.

Es importante que notifiques a tu médico si has tenido verrugas genitales.

De esta manera se puede determinar si se necesita una ces√°rea para eliminar el riesgo.

Compartir el Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *